Las evaluaciones

Multiethnic Group of People in Meeting Concept

Multiethnic Group of People in Meeting Concept

Hace unos días tuve las sesiones de evaluación del  2º trimestre, esas en las que se deciden muchas cosas y donde se confirma la trayectoria de cada alumno. Bueno, pues pocos días antes recibí este documento:CdvG7qTWoAACh06.jpg large

 

Todos sabemos lo tediosas que suelen ser esas reuniones, sobre todo si se empiezan a contar películas y anécdotas varias. Además, aquellos que, como en E.F , tenemos menos horas por grupo pero más grupos, nos corresponden muchas más;  como nueve o diez repartidas en dos o tres tardes. Y eso acaba  acusándose. El menú del día haciendo lenta digestión, las axilas en su punto de sal, sopor, etcétera.

Pero esta vez iba a ser diferente porque, subrepticiamente,  imprimí varios boletos de los de la imagen y los repartí entre compañeros de mayor confianza antes de la primera sesión. Cuál sería mi sorpresa al descubrir que de los doce profesores, al menos cinco disponíamos de un cartón, prestos a cantar línea, entre ellos un futuro jefe de estudios. No hubo bingo, pero lo cierto es que, lejos de estar distraídos, estuvimos atentos a todo lo que se decía con el fin de completar  las casillas. Y he aquí lo curioso: al acabar la evaluación de 3ºB, la de francés, que estaba a mi lado, me dice:

-¿Qué, has rellenado mucho?

-Unas cuantas– respondí- pero  también estuve apuntando frases que no vienen.

-¡No me digas. Yo también!- Y chasqueando  la lengua añadió.-Hay que mejorarlo para la 3ª evaluación.

Y es que, amigos, las evaluaciones son un punto de encuentro, un lugar común, la meca de los tópicos. A modo de investigación didáctica, con el único propósito de servir a la Enseñanza y por extensión a Sánchez Bañuelos, el autor ha querido compilar algunas de esas frases que una y otra vez aparecen y que esa gloriosa  tarde de marzo recogimos al margen del actilla de notas. Son éstas:

*Tiene que madurar /Es muy infantil

2157162

El típico que llega de puntillas para que no se note

*Ese 5 podría ser perfectamente un 4

*En mi clase no hace nada

*No trae material

*Siempre se está quejando/ siempre llega tarde / siempre está hablando

*Cualquier día lo siento al revés, a ver si mira hacia adelante.

*Jamás viene en chándal (especial gimnasia)

*Ese niño no tiene perfil de PMAR /Diver /PCPI / FP básica (para los no profesores, “este niño lo que pasa es que es gilipollas”)

*Nunca ha repetido

*Es un pesado

*Problemas en casa16375208-mesa-de-reuniones-con-empresarios-de-dibujos-animados-709147

*Pues si lo vieras el año pasado

*Yo llego ya cansado a ese aula.

* Su hermana era encantadora

*Hormonas

*¿Por cuál vamos?

*Vive  de las rentas

Ésta última la conocen hasta los que no son del gremio. Estoy por incluir la de “Y si los demás se tiran por la ventana, ¿tú también?”, pero las casillas son muy pequeñas.

El tema de la regla

El-sistema-nervioso-autonomo Antes, cuando era más novato y empezaba el curso, llamaba aparte a las chicas y les hablaba de la regla, de que comprendía sus molestias y que si no podían hacer mucho ejercicio que me avisaran para detenerse un rato.Muchas de ellas se reían nerviosas, como turistas japonesas; otras se ponían coloradas y el resto escuchaba con atención.

120037-11   Luego pensé que eso era muy carca y decidí  simplificarlo hablando de ello a toda la clase con normalidad. Y funcionó. Normalmente empezaba la clase y alguna chica aplicada en los estudios, pero tímida, decía muy queda que tenía el periodo. Otras veces, la típica vaga que el dios de la estadística te da, solicitaba no realizar actividad. Lo que esa muchacha no sabía es que en mi cuaderno anotaba sus periodos menstruales, totalmente irregulares. Una disminorrea en toda regla, valga la redundancia . Al cabo de dos meses de observación, cuando vi que cada quincena ovulaba, le dije que vigilara esas hemorragias porque cualquier día se iba morir desangrada y  que no era plan, que me iba a poner el sintasol perdido. No volvió a usar el truco.

Los chicos con este asunto no se complican, pasan de él a tope. Pero de ellas yo he escuchado las siguiente expresiones: regla, periodo, me duele la barriga, me duele el vientre, me duele la tripa, tengo el mes, tengo los ovarios inflamados, tengo uno de esos días   tengo eso.  Normalmente tener eso va acompañado de un coloramiento facial de la chica, la pobre.

En el otro extremo esta aquella chavala que una vez me dijo desde la otra canasta de baloncesto algo que no entendí y que repitió gritando aún más: “¡Que tengo la reglaaaa!! Está claro que energía no le faltaba.didactica-de-la-educacion-fisica-y-el-deporte-sanchez-centro-384211-MLA20517325237_122015-F

En fin, es una realidad y debemos llevarla con algo de mano izquierda que nos irá dando la experiencia. Pero lo que digo siempre, los pedagogos de la Educación Física nunca nos hablarán de eso, no. Hablaran de sus didácticas y metodologías, o de las utilísimas competencias en divertidísimos simposios y  libros sin dibujos .

Por último, amigos masculinos, sabed que los genitales de ambos sexos están inervados por el plexo sacro, y las sensaciones son similares. El dolor de ovarios es, literalmente, como una patada en los cojones, pero durante tres días. Sed comprensivos.

 

 

Jesús Carrasco

INTEMPERIE-D-NW-702x336    Les voy a contar una historia curiosa. Cuando en octubre del 91  ingresé en el INEF de León, yo formaba la parte más anónima de los ochenta jovenzuelos que habían logrado acceder a la anhelada carrera, ya fuera por méritos académicos, atléticos o ambos.

Había hecho las pruebas como el resto de la gente unas semanas antes, en septiembre, con empeño tan agónico que acabé cojeando, pero no fue bastante. Cuando salió la lista de admitidos, mis normales resultados de las pruebas y la corriente nota de selectividad me dejaron fuera. Exactamente en el puesto 81 y por seis centésimas, con la misma nota que un tal Castillo Alonso, Luis y al que no conocía de nada, salvo por una invisible conexión en la que ambos maldecíamos nuestra mala pata. Cuando hoy en día un alumno se queja porque “un 4’6 es casi un 5”, me acuerdo de que en esas cuatro décimas hay cuarenta centésimas y que caben cuarenta plazas universitarias. Cuarenta Luis Castillos.

 

DSCN0011_0.tamaño grande (500x500)El caso es que al cabo de pocos días de la decepción, y ya empezado el curso en magisterio, recibí una llamada del INEF en la que se me admitía en León: algunas personas habían aprobado el acceso en otras facultades y dejaban vacantes varias plazas.  Dos días más tarde me integré en las clases. Sentado en la última fila,  empecé a observar la fauna que poblaba este nuevo universo. Conocía a dos asturianos con los que había entrenado, pero tampoco éramos íntimos así que la charla no daba para mucho. Les pregunté por qué había tanta camaradería, si yo sólo llegaba una semana tarde.

-Algunos comparten piso, o se hicieron el reconocimiento médico juntos.-me respondió Humberto, otro gijonés.

-¿Qué reconocimiento médico?

-Yo tampoco lo he hecho.-respondió otro observador de última fila que, como yo, había sido repescado y por supuesto se llamaba Luis Castillo.

Como no conocía a mucha gente -a nadie en realidad- y mi timidez adolescente me ataba a la bancada, empecé a tomar nota mental de los nombres de la gente, su actitud, sus voces y, en algún caso, su afán de protagonismo. Al estar en la última fila, apenas podía verlos, pero los relacionaba con el dibujo de sus chaquetas o camisetas, impresos en sus espaldas, casi todas ellas con algún distintivo de su lugar de origen: Atletismo Logroño, Colegio Leonés, Gamonal Judo, Txantrea Taldea …¿Cómo sentirse intregrado cuando llevas una camiseta de la gira de Mecano?12610686

Entre aquella amalgama vocinglera de acentos nunca oídos había un tipo callado, de rostro atezado y que iba a lo suyo. Por alguna razón supe que se llamaba Jesús, así que lo apunté en mi folio de conocidos. El folio de conocidos era una hoja en la que iba apuntando el nombre de toda la gente con la que trababa conversación o conocía de sus existencia desde que estaba en León. Puede parecer excéntrico, pero yo venía de un grupo reducido de amigos, donde las amistades apenas habían variado en lustros. Los de mi adolescencia fueron tiempos de escasez social, con 500 pesetas para toda la semana y tardes de sábado apostados en las esquinas, como todo el mundo, observando a la chavala que te gusta y que sabes que jamás sabrá de tu existencia. Es lo que tenía ser tímido,que te acentuaba el sentido de la contemplación.

Pasaron las semanas y me fui integrando con los demás estudiantes, aunque nadie me solicitó para un reconocimiento médico. Un día me fijé en que había gente que ya no acudía a las clases, sobre todo Carmen Riquelme, que estaba bastante buena;  dicho sea de paso. También faltaba Jesús Carrasco. Poco después supe que habían entrado en  el legendario INEF de Madrid al sobrevenir alguna baja en la lista de espera, así que de la noche a la mañana se fueron.

INEF-UPM  Dos meses mas tarde muchos de nosotros nos desplazamos a Madrid para manifestarnos por la integración de nuestros estudios en las Universidades, cosa que lograríamos merced a huelgas y manifestaciones. Cuando aquel día el autocar empezó a maniobrar por las dependencias de la Complutense, alguien señaló por la ventana a un grupo de estudiantes que a esa hora salían del edificio:

-¡Mirad a Jesús Carrasco!-

-…Jaramillo.- apostilló otro. Nuestro ex-compañero, en aquellas semanas, se había dejado crecer unas pobladas patillas, cosa que yo envidiaba más por  lampiño que por su aire bohemio. Caminó absorto en lo suyo y se acabó perdiendo entre la multitud. Nunca más volvimos a verlo.

Y sin embargo, no desapareció de nuestras vidas. O mejor dicho, de las listas. Los profesores seguían nombrándolo. Y hasta 3º de carrera, en las corcheras donde se colgaban las notas, sigueron apareciendo como “no presentado” Jesús Carrasco Jaramillo y Carmen Riquelme Remis.

Este error administrativo fue motivo de que ambos, de los que apenas habíamos sabido nada y tampoco sabríamos después, aparecieran recurrentemente en nuestras bromas, por lo demás, sarcásticas hasta la nausea : “-¿quien va a venir a la fiesta?”. “-Carrasco Jaramillo”. “Y Carmen Riquelme”. Era como la escena del camarote de los hermanos Marx, en la que al pedido del camarero se le añadía siempre “¡…y dos huevos duros!“.

hqdefault

Es el día de hoy que cuando los que aún seguimos manteniendo el contacto nos reunimos, siguen apareciendo los dos personajes a colación, como trasuntos de James Dean, que con tres películas se hizo inmortal.

Muchos años después, como veinte, decidí teclear en internet el nombre de esta gente, a ver qué había sido de ellos. No tenía ninguna expectativa, simplemente se me ocurrió. Al fin  y al cabo, habían sido tantos años de presencia invisible… En el caso de Carmen mis augurios no fallaron: Facebook mostraba a una bella madre, orgullosa de sus cachorros y de la ensalada césar que se había hecho de cena.

Pero mi sorpresa fue tremenda cuando al hurgar sobre Carrasco Jaramillo descubrí la  entrada de un periódico que decía lo siguiente : “Jesús Carrasco arrasa la feria del libro de Frankfurt“. Mi curiosidad fue en aumento, y empecé a hurgar en busca de algún detalle, no fuera una coincidencia de nombres.1318340175_0 Decían las reseñas que se trataba de un joven escritor de extraordinaria prosa, extremeño y con múltiples oficios previos. Mmm…Podía ser,  pero no estaba seguro; a fin de cuentas poco sabía de su vida, y  no había llegado a cruzar  más que algún saludo. Hasta que encontré una foto de él: ojos negros, mostacho superlativo y un lunar que al volver a ver recordé. Aunque tapaba su cabeza con una gorra, no había duda, era él. Al principio no me lo creí (¡pero si sólo estaba enredando con las teclas!). Luego, el asombro dio paso a la alegría, por la suerte que estaba teniendo y  el talento que había desarrollado, tan alejado de la educación física. Con el correr de las semanas, compré el libro, y no tardé en recomendarlo a mis compañeros de carrera, que también lo leyeron. Debieron de ser miles  los lectores que hiceron lo mismo, porque ese libro, “Intemperie”, lleva multitud de ediciones y ha sido traducido a varios idiomas. En una de las anteriores entradas de este modesto blog  quise rendirle un sutil  homenaje . Hace unos días que se publicó su segunda novela y no oigo sino maravillas de ella. En casa la tengo.

A veces cuento esta historia, mucho más resumida y licenciosa, y me gusta decir que soy profesor de EF porque Jesús Carrasco, el famoso escritor, un día decidió dejarme su plaza libre.

4336_1

 

 

EL DE GINASIA

Camiseta Kipsta o Domyos, da igual
Con esa expresión es como se nos suele identificar; así, sin la M en medio. No sé a vosotros, compañeros de trinchera, pero a mí me fastidia un poco esa imprecisión en el término. Porque soy un tiquis-miquis, porque no es correcto, por lo que sea. Me fastidia. No, corrijo. Me jode. Hay a quien eso les da igual, pero ay de ti como delante de ellos confundas la síntesis de ácidos con el ciclo de Cory.

Por eso, desde un tiempo para acá, a quienes  oigo decir mal el nombre de mi profesión he empezado  a llamarlos Maricarmen, tanto si son alumnos como profesores. Y me da resultado,  suelen pillarlo. En cualquier caso, es un clásico de los tópicos de la profesión.
Y para tópico, el profesor de EF responde a un prototipo del que es difícil escaparse, el estético. Va en chándal. Eso es así, es nuestro uniforme, horrible o no, pero así es. Como el casco del motorista o  la bata del de física (por cierto, esa tiza debe de ser radioactiva para protegerse tanto). Por eso, y a pesar de los años, no deja de llamarme la atención cuando al centro llega un sustituto y te das a conocer. La escena, mil veces repetida, sería ésta:

Profesor en bata atendiendo a mortales

Profesor en bata atendiendo a mortales

-Hola, soy Nicolás, Nico. Bienvenido
-Hola, soy Gumersindo, Gumer.. Muchas gracias.
-¿Qué vienes, a sustituir a la de Física? Llevamos haciéndole guardias dos semanas.
-Pues sí, a ver qué tal se me dan los chavales. Es que es mi primer instituto.- es su primer instituto pero la bata ya la lleva puesta.
– No te preocupes, que todos pasamos por eso.
– ¿De qué asignatura eres?
Y tú, que llevas tu sudadera Domyos y el pantalón de chándal a rayas, el silbato colgado del cuello y en la mano un cronómetro CASIO, le dices abriendo los brazos:
-Economía. No, es broma.
-Ah, ginasia, claro. Siempre vais tan deportistas…
En estos casos suelo  volver al ginasio,  sin M ni calefacción,  a enseñar volteretas, reiterando mi bienvenida a Maricarmen.

educacionfisica_1

¿Pabellón, gimnasio? No, cielo raso

esquimales_011   Mi primera opción para titular esta entrada fue “Pabellón de reposo”. Queda elegante, es bonito y no hace daño a nadie. Pero no se acomodaría a lo que realmente quiero transmitir, EL DRAMA DE LAS INSTALACIONES DEPORTIVAS, así, en mayúsculas, porque es un problema para los docentes de la motricidad, que es como los didácticos llaman a los profesores.
Normalmente, un profesor de música, por ejemplo, tiene asegurada el aula, y por tanto el techo. Luego vendrán los inconvenientes: falta de espacio, aislamiento, escasez de oído , lo que quieras, pero tienen techo. Sin embargo en EF nos encontramos con problemas de espacio cubierto. Aquí, en Cantabria tiende a llover todo el año y hay viento sur que trae calor, ventoleras y hojas de árbol a porrillo. Unos amigos míos sevillanos, a partir de abril comienzan a dar clase al aire libre con temperaturas de casi 30º. Me apuesto que algún compañero de Vitoria, Jaca o la Seo de Ugel tienen nieve gran parte del invierno. Qué decir de Castilla en los meses fríos.

Tráfico fluído en las entradas a Pyong Yan

Tráfico fluído en las entradas a Pyong Yan

¿Y qué nos encontramos en todos los centros, indefectiblemente? Una, o dos pistas descubiertas de balonmano; sendas instalaciones de 40×20 que muestran con orgullo su inoperancia como una autopista en Corea del Norte. Los gerifaltes al mando argumentarán que en Canarias el clima permite dar clase al aire libre y en manga corta, como si los rayos de Lorenzo en la cara fueran cómodos, o el viento del Sáhara un bálsamo de Fierabrás. Sin embargo no siempre encontraremos por sistema un pabellón polideportivo, de generosas dimensiones. Si acaso una pista polideportiva, de 27×15 y con techo bajo que limita la práctica de la utilísima indiaka.
Esta percepción ya cambia en la franquicias que a lo largo del territorio nacional brindan los Hermanos Maristas, las Mercedarias o los Jesuítas, colegios cuya calidad educativa está fuera de toda duda y que demuestran a través de exitos deportivos, como Rumania o la antigua RDA.escuela_publica_de_todos_para_todos

El de las instalaciones en EF es un problema grave, ya que a la hora de elegir destino, caso de poder, debemos regirnos por el tamaño y/o presencia de pabellón, y no por la cercanía, alumnado o personal. ¿Qué os voy a contar, compañeros del metal, que no sepáis?
Sí, ya lo sé, hay otro factor más: las coincidencias. Puede que tengamos un pabellón fenomenal pero todos los miembros del departamento tengan clase a esa hora, así que ya me veo improvisando una unidad didáctica porque afuera está nevando, hay monzón o los bomberos muestran una exhibición de rescate. ¿Qué hacemos en esos casos, señor Blázquez? No veo en sus “1001 propuestas ilusionantes para clase de EF” una solución, doña Benilde. No, no se me sulfuren, doctores; esa no es cuestión suya, están para otros menesteres menos mundanos.
Otro problema es el de la acústica. Supongamos que tenemos pabellón, es cálido, agradable y los alumnos incluso

Mujer gritando de diafragma

Mujer gritando de diafragma

sensatos. Mucha premisa. Pues cada vez que expliquemos algo seguro que hemos de luchar contra la reverberación, que es ese efecto de sonido en el que la voz suena durante varios segundos, como un cura en una iglesia. Mi reciente destino tenía nueve segundos de retardo, amigos, nueve: medido con intrumentos adecuados, cuatro audibles y cinco más de infrasonidos que seguro que son los que acaban aturullando la cabeza a uno. “Habla de diafragma, hombre, que te vas a destrozar la garganta” te dirá el experto de turno. Ya. Gracias.

¿Qué hacemos ante tanto inconveniente? La solución es fácil. Sí, esa, joderse. Pero también pedir por activa y por pasiva un horario sin coincidencias, exigir al jefe de departamento, jefatura y al sumsum corda que techen pistas, que el suelo no sea de lija del 4, que las puertas funcionen, qué sé yo, dar guerra.
Y también pedir al resto del claustro un poco de empatía térmica. Sí, amigos, me refiero a esa escena que todos hemos vivido: estáis en la sala de profesores pasando faltas, y una profesora de edad media, arrebujada en la blanca bata que le otorga su formación científica , llega diciendo:
-¡Brrr, estoy aterida!. ¿Pero es que en esa clase no llega la calefacción o qué?

Fai un cutu que escarabaya el pelleyu

Fai un cutu que escarabaya el pelleyu

Exacto,podía estar helada, cagarse de frío… no: está aterida. Y tú, que llegas de echar sal sobre el hielo de la pista, levantas lentamente la vista del ordenador y le dices, como el replicante de Blade Runner ” He visto cosas que vosotros no creeríais. No tenéis ni idea de lo que es frío”. Es más, tengo escuchado a mi compañero pedir en un claustro que por favor, no se queje nadie del frio delante de miembros del departamentode EF. Y se cumple, se cumple, y al que se queje, amonestación y tres días a casa. Con estas medidas llevamos expulsado ya a todo el departamento de Lengua, que son señoras todas entradas en la cincuentena. Y hay que ver que descanso, oye.
Por último, y atendiendo al título de la entrada, ¿cuál es la diferencia entre gimnasio y pabellón? Bueno, yo lo simplificaría bastante. Un gimnasio es el recinto donde se hace gimnasia y un pabellón el lugar donde se pasa frío, calor, se grita, se esquivan balones y uno siempre se golpea la espinilla con bancos suecos.

intemperie-portada

Don Javier

Academia141Resulta que tengo lectores, y uno de ellos, mordaz y de verbo afilado me ha solicitado incluir en esta bitácora su experiencia durante la Transición; me estoy refiriendo a la época en la que hubo un  paso de la Gimnasia a la actual Educación Física. Sus líneas están llenas de emoción, de exquisita narrativa y de muy sutil mala uva. Y como eso me gusta más que a un tonto una tiza, ahí va el texto íntegro. Glorioso.

“Mi primera experiencia como participante en una clase de gimnasia fue con Don Javier, un excelente profesor que nos sacaba al patio para que realizásemos esa actividad. Mucho tiempo más tarde me di cuenta de que golpearle con el pie a un balón nada tenía de gimnástico. Pero para eso tuve que esperar a que esas clases, con los años, pasaran a denominarse Educación Física.CDotRCLW8AI4jT5
Don Javier no sabía nada de esto y, si sabía, en ningún caso le suponía un problema. Desde la altura que le proporcionaban los zapatos negros mocasines con alzas nos miraba a todos sus alumnos con aire de superioridad. No era para menos, su estampa de guerrero clásico era la envidia del resto de profesores que como él no superaban el metro y medio. Era digno de ver. De pie, en medio del patio, brazos cruzados a la altura del pecho, mirada clavada en el horizonte, el viento ondeando sus pantalones grises acampanados y su larguísimo mechón que a duras penas tapaba su caucásico cráneo. Cuando algo no encajaba en su esquema, apretaba sus gruesas lentes contra su frente, reduciendo el tamaño de sus ojos, mientras hacía sonar un silbato con más decibelios que 300 adolescentes en una montaña rusa.
Don Javier era el típico profesor apolítico de la transición, que nos remarcaba las bondades y las gestas de los deportistas CARPANTApertenecientes a la raza hispana. De hecho, todos teníamos un sobrenombre. Uno era Bahamontes, otro Santana, otro Zarra, otro Angel Nieto… pero nunca entenderé por qué a mí me llamaba Carpanta
Siempre mostró un gran interés en que practicáramos ejercicio físico y por eso mismo hacía lo posible para predicar con el ejemplo. Todavía puedo recordar cómo nos enseñaba y nos marcaba el ritmo de carrera mientras nos perseguía con un puntero de pizarra, atizándonos a los últimos en las posaderas a grito de “las dominicas corren más rápido que usted, Carpanta!!!”. Tengo que confesar que esas sabias palabras me marcaron enormemente, hasta el punto que todos los días pasaba por el colegio de las Dominicas para ver cómo corrían las monjas. Admito que he perdido la esperanza. Nunca las vi correr. Ni siquiera aquel día en que un joven le robó el bolso a una delante de mis narices y yo me quedé quieto a sabiendas de que era más rápida que yo. Pues debo recalcar que no solo no corrió, sino que me increpó que yo no lo hiciera.
Ése y otros hechos me llevaron a empezar a dudar de Don Javier. Él nos había embaucado con su inconmensurable cuerpo de Adonis y con su sabiduría, pero en ocasiones sucedieron cosas que me hicieron pensar que a veces erraba. El día en que me preguntó quién era De la Cuadra Salcedo, yo le contesté que había sido el que más lejos había lanzado la

De la Quadra Salcedo, el macho de las jabalinas

De la Quadra Salcedo, el macho de las jabalinas

jabalina con una técnica especial de una de las costumbres más hispanas, como es el Deporte Rural Vasco, y que, ante todo, era un español como la copa de un pino de Navacerrada. Ese día, alzó su estoico puño, y me golpeó tan fuerte en el

cráneo que me convirtió en mellizos el hueso frontal. Me quiso corregir aunque yo sé que él estaba equivocado: “Carpanta, las jabalinas son las hembras de los jabalines, aquello que usted se comería en un abrir y cerrar de ojos. En España, los aguerridos combatientes utilizaban lanzas y, De la Cuadra Salcedo, como buen español sólo ha podido utilizar lanzas para conseguir su hazaña”.
Aún así, yo a Don Javier le tenía respeto, admiración y cariño a partes iguales. El mismo cariño que él mostraba por la mayoría de mis compañeros. No me importaba que yo no fuera uno de sus elegidos, me seguía pareciendo un grandísimo profesor. Aunque llamaba a muchos alumnos a su despacho, su preferido era Bahamontes. Con él hacía un repaso de Anatomía para preparar la clase donde luego serviría de modelo. Era curioso ver cómo esos días dejaba de utilizar su puntero para ir marcando las
diferentes partes del cuerpo con su mano y así nombrar los principales huesos y músculos: Pierna, muslo, posadera, cintura, posadera, pubis, posadera…
Yo viví con mucha pena la marcha de Don Javier. Me sentí huérfano el primer día del siguiente curso, cuando un engreído armario ropero embutido en un chándal, con un silbato y un cronómetro colgado del cuello, entró en clase para decirnos que era nuestro nuevo profesor de Educación Física. “¿Profesor de qué?” , preguntamos todos a coro.

Farsante Bajocabe”

i3woOqzZ_400x400

Los grupos en clase

6a4e63e93c6b6c07a158d9462036ef00-n6

Las metodologías que proponen los sabios de la Didáctica son muchas…

¡Un momento, un momento! ¿De verdad se puede empezar un blog que se toma a chirigota la EF hablando de metodología? Tranquilos,pero es que de algo hay que morir. Lo cierto es que si en  Google ponemos “metodología EF” sale esto:53

Y si ponen “agrupamientos EF” les saldrá ese pelotón mexicano en formación del principio. Como diría Forges, “gensanta, qué día“. Les pido  paciencia.Continuamos.

índice

Gente en traje adiestrando a los del chándal

Las metodologías que proponen los sabios de la Didáctica son muchas, o mejor dicho, son siempre las mismas pero firmadas por diferentes autores. En una suerte de endogamia epistemológica, se citan unos a otros al final de los artículos, pero como están muy ocupados con sus cosas de EF, no acaban de tener los problemas que, por lo hablado, tenemos en común los de la trinchera. Eso sí, todos esos artículos están preñados de propuestas y palabras esdrújulas que lejos de liarnos, aportan  soluciones poco prácticas al problema que nos hacen profesionales de la inoperancia. Y digo esto cuando la última vez que leí un artículo relativo a la EF aún había pesetas, pero eso no me va a impedir citar mis fuentes.

Uno de esos problemas típicos que debemos afrontar en las clases de EF son los agrupamientos (“Agrupamientos”;Benilde Merkel,Editorial Pila Pergeña, 1996). Es decir, cómo ponemos a la chavalada para que hagan los ejercicios encomendados. No es tan fácil, porque nos interesa tener grupos homogéneos, y rápidamente, no sea que por la explicación pierdan de hacer floorbal. Veamos qué pasa según el número de individuos o la circunstancia:
Si el profesor dice “poneos en grupos de X”, confiando en los chicos, éste aprovechará para anotar algo en el cuaderno o22478927 atender al Jefe de Estudios que viene a traer un sobre con una sanción para Johnatan, o tal vez Christian. Pasado un minuto los grupos serán una suerte de gurruños humanos con satélites aislados. Fijo.
Por eso el mando directo (Musska Bolson, “Hippies o el orden establecido: una propuesta novedosa”,  Joplin Ediciones) será el más efectivo aunque coarte la iniciativa del alumno, la alumna y le alumne.
Los tipos de agrupamiento sería los siguientes:
-Parejas: tienden a ser del mismo género cuanto más bajo es el curso, mientras que en bachillerato también. Esto es así ( Miguel Vicente Pedraja: “Géneros en el aula: una propuesta supermaja”; Revista Cuaderno de EF, nº 34.768). Pueden aparecer tipos: parejas de futboleros (camiseta del Racing, por ejemplo)/ parejas de chicas pasivas con melena lisa al viento/ parejas de gente sin chándal/ parejas de marginados (estos a veces se presentan en subgrupos de uno) …

El marginado

El marginado

-Trios: da igual la experiencia sexual de los púberes, si dices tríos, empieza el cachondeo. Por eso para evitar altercados los autores recomiendan decir ” grupos de tres” (Reinaldo Revilla; La experiencia que no llega, Ed. Trípode).

-Cuartetos: ¿Quien coño usa la palabra cuarteto?  Cuatro es un número adecuado siempre que la clase tenga 4,8,12,16, 20, 24 ó 28 alumnos. Si no,estás jodido. Además tiene rima fácil.
-Quintetos, sextetos, heptetos y ochote donostiarra: lo mismo; funcionan muy bien cuando los componentes son múltiplos de estos guarismos, es decir, casi nunca, porque o bien sobra gente, o falta alguien ese día.

En un curso de 24 alumnos, numero promedio en una clase pre-LOMCE,  ocurrirá lo siguiente:
1º)el profesor sugiere grupos de seis, es decir, cuatro (6×4=24).
2º) los agrupamientos se realizan en unos segundos. Parece que todo va bien, Larry.
3º) generalmente un tal Álvaro te toca el hombro para decirte que les faltan dos.
4º) miras alrededor y ves a las dos de la melena lisa que hacen como que buscan gente. Te percatas de que tienen lordosis

Grupo de tres calentando

Grupo de tres calentando

Según autores (Course y Navette, 1984), debemos dejar que los muchachos se den cuenta de sus fallos y aciertos, para no traumarlos, que sean ellos los que, bien por descubrimiento guiado, bien por descubrimiento no guiado, encuentren la solución al conflicto.Y que finalmente ellos sean sus propios evaluadores organizando un cine-forum, mediante la colaboración mixta, la economía de fichas y el sufragio universal.

Pero lo que mejor funciona es decirles que a ver, que cuatro más dos son seis, que si vamos a estar toda la mañana para hacer unos grupos, caramba.

Y de paso fomentamos la competencia matemática.

DISPARATES (y III)

beautiful-injuries-from-falling-down-stairs-12-family-guy-peter-falls-down-stairs   Terminamos esta tanda de respuestas asombrosas con otro ámbito teórico, los primeros auxilios. Este contenido se da generalmente en 1º de bachillerato, así que las respuestas tienden a ser más elaboradas y por tanto, más graciosas. En esta ocasión mostraré fotos de las preguntas, pues una imagen vale más que mil palabras.

Por cierto, si la imagen contiene palabras, ¿a cuantas equivale? Esta pregunta se la lanzo a los teóricos de la EF, tan atentos ellos a incluir la competencia matemática en nuestro área. Buenooo, se me está ocurriendo otro tema para el blog.

En fin, a lo nuestro. En el examen la pregunta era clara, ¿qué hacer en caso de hemorragia si vemos a un canalla asesino que pretende cortarse las venas? La situación planteada y  el enunciado son absurdos, lo reconozco, y es que era el último día de clase y el listón se había bajado , pero la solución propuesta, no sé, no sé:DSC_0874 - copiaEn descargo del alumno diremos que esa pregunta hacía la undécima, y todo el mundo sabe que los exámenes tienen diez, así que no contaba como nota.Sólo quería tantear la moral de mis niños.

Siguiente cuestión: la PLS o posición lateral de seguridad. Como muchos sabrán, se trata de colocar a alguien inconsciente de tal manera que no corra riesgos. Esa postura viene a ser como cuando alguien se cae en la serie “Padre de familia”, que siempre está de lado y con el brazo para atrás. Pero en un examen no pides que dibujen, sino que expliquen y a veces resulta que si preguntas obviedades, te responden obviedades: DSC_0878Esto me pasa por preguntar.

¿Qué haríamos en casos de quemaduras de cierta importancia? Hay quienes optan por la calma, que es algo muy necesario en casos de emergencia, pero tanto…DSC_0877Algunos consideran que una extremidad carbonizada no es grave, que montar tanta alharaca es fomentar el alarmismo, y por eso actuan con sensatez, minimizando la lesión:DSC_0872

Eso, tú preocupado por tener el antebrazo como el pozo Maria Luisa y sólo hacía falta no ponerlo al sol.

Otros, guiados por un afán solidario y de ayuda urgente, qué coño,se remangan e improvisan un hospital de campaña. Y más les vale que sean diabéticos.DSC_0873

-Ups.Creo que alguien ha confundido el frasco de insulina con el de morfina, doctor.

-No pasa nada, Merche, una rima la tiene cualquiera.

(Rien todos en el quirófano. Telón)

En definitiva, compañeros de chándal, que estos pequeños lances alegran la siempre tediosa labor de corregir, sobre todo si es víspera de evaluación y aún tienes que tender la ropa y bañar al nene.

DISPARATES (II)

hqdefaultSiguiendo con los despropósitos en las respuestas de los exámenes, otro contenido que se presta a ellos es el baloncesto, un deporte que al parecer no es tan conocido como se pensaba.Ya se sabe, dos equipos, un balón, un par de canastas y poco más, ¿verdad? Pues no. Los profes nos empeñamos en que sepan cosas muy complicadas y elevamos mucho el listón. Veámos algunos ejemplos:

-Tipos de botes: explícalos brevísimamente
Con una mano
Con la otra
Cambiando”
-¿Cómo se llama el jugador que está bajo la canasta? La respuesta correcta sería “pivot”, pero la chica debió de liarse y puso
“Rose”.  Debe de ser una amiga.
A veces preguntamos unas cosas que son de lógica: ¿Cómo se sanciona una falta antideportiva?
Sancionándote”

¿Qué es defender en triángulo?enanos
“Defender en triángulo”  . Pues claro que sí.
Generalmente no se lee bien el enunciado: -Nombra cuatro acciones que NO se pueden hacer jugando a baloncesto:
-Botar el balón
-Pasar el balón
-tirar a canasta”

PD: En su descargo diré que no hay relación directa entre responder un disparate y sacar una nota mala.

He dicho directa

DISPARATES (I)

Una de las situaciones que más rechazo provoca en los alumnos es que haya exámenes teóricos en EF, y tiene que haberlos, qué se le va a hacer. Su concepción del área es de divertimento (la de los alumnos), tal vez por haberse cruzado en el camino un profesor que daba con suma facilidad balones o diez minutos finales de actividad libre. El que suscribe no aprobó una oposición para eso, máxime cuando el currículo es tan amplio y las horas tan escasas, pero esa es mi opinión, seguramente equivocada. estudiante-dormido-e1401878284591
El caso es que sí, hay teoría. Algunos de los contenidos cursados tienen un componente teórico que además ayuda a conocer otros aspectos del alumnado más allá de lo impartido a través de los exámenes; ¿qué te puedo decir?, pues por ejemplo, el nivel de caligrafía, ortografía, comprensión lectora, expresión escrita y en algunos casos cultura general. Y por supuesto, los minutos o segundos dedicados al estudio. Ellos odian los exámenes, pero a cambio proporcionan de vez en cuando maravillosos disparates de los que daremos ahora una muestra.
Puesto que esto es en definitiva un blog de EF, las respuesta pueden no resultar ocurrentes para quienes no estén familiarizados con esos términos, pero son reales como la vida misma. En este caso las respuestas están transcritas tal cual, con la misma ortografía y expresión, y figurarán en letra cursiva. Vamos con una selección del curso 2013-2014, y más concretamente con las Cualidades Físicas Básicas, que de lejos se llevan la palma.
-Pon dos ejemplos de fuerza máxima
“levantar pesas grandes y de gran peso”
“hacer un saco de banda”
“levantamiento Olimpo de pesas”
-Explica todo lo que sepas sobre la carrera continua: “Carrera continua es correr continuamente como por ejemplo una maratón corres”

-Nombra un deporte y enumera el momento en que pueden aparecer las cualidades físicas básicas
“La gipnácia: los gipnacia realizan las cuatro.”
-Consideraciones a la hora de trabajar la fuerza
“Al final tienes que estirar”
-Diferencias entre resistencia aeróbica y anaeróbica
“resistencia anaeróbica láctica: puedes hacer un ejercicio o actividad sin ayuda externa pero si de ayuda interna”
-Nombra los dos sistemas de entrenamiento de la resistencia

Potencia y velocidad, un tándem peligroso
“SISTEMA ENDOCRINO, SISTEMA RESPIRATORIO”

-Di dos sinónimos de potencia, según lo dado en clase:
“Capacidad de propulsión     Fuerza de un humano”
-Tipos de flexibilidad
“Flexivilidad bruta      Flexivilidad básica”
-¿Qué es la velocidad?
“Es la cualidad físca de la cual nos da idea de la rapidez o la lentitud de una persona”
-Tipos de velocidad
“Velocidad, velocida”